Energía solar en un paraíso vacacional

Al pensar en la República Dominicana, así como en el Caribe en general, evocamos sus playas de arena blanca y unas vacaciones de ensueño. Las condiciones necesarias para ello las crea la mayor fuente energética de nuestro planeta: el sol. Allí, la radiación global es prácticamente el doble que en Alemania.

Actualmente el suministro energético de la República Dominicana depende en su mayor parte de las importaciones de petróleo crudo. Como consecuencia del constante aumento del precio de las importaciones de esta fuente energética no renovable, el interés en la energía solar es cada vez mayor. Además, este estado insular sufre una escasez continua de energía, lo que hace que sea indispensable ampliar su capacidad de generación. Para ello, la tecnología fotovoltaica también es la mejor solución.

En el sector de la energía ya se han introducido novedades legislativas relevantes y muy positivas para el desarrollo de las energías renovables.
Por ejemplo, por una parte, se han concedido incentivos fiscales a aquellas empresas que generan energía a partir de energías renovables mientras que, por otra parte, se han establecido tarifas reguladas por ley.
Cabe destacar además que el mercado de la electricidad de este país caribeño se encuentra inmerso en un proceso de privatización y que formalmente los sectores de generación, transmisión y distribución de la energía eléctrica son independientes entre sí.
El escaso número de hogares conectados a la red eléctrica en las zonas rurales ofrece oportunidades atractivas para sistemas híbridos diésel inteligentes que permiten combinar motores diésel e instalaciones solares.


Global horizontal irradiation República Dominicana

Contacto

Material informativo

Video